Emprendiendo- Parte 1: ¿Por qué emprender?


Captura

Emprender en la situación actual

Emprender es una palabra que se utiliza muchísimo hoy en día, al igual que innovar, estamos siempre con el “emprender” en la boca, entre nosotros, en el trabajo, y más en los medios de comunicación, y es que en un país como lo es España con más de 5 millones de parados hay más demanda de empleo que oferta. Claro está que también hay mucha economía sumergida pero eso no cambia la ecuación.

Al final España es un país von un mercado laboral sobresaturado, con falta de empleo y gente súper preparada, por lo que si no eres uno de los afortunados te quedan 3 opciones;
moverte por toda España enganchando empleos basuras, lo mismo pero en el extranjero o auto emplearte.

Y el resto del mundo es igual, la tecnología quita puesto de trabajos, reduce la mano de obra necesaria mientras que paralelamente el grueso del dinero se acumula en cada vez menos manos, lo que impide su circulación. Esto son hechos como pechos. Y esto es así para todo los países del mundo, ahora que ya solo existe el capitalismo. Sin ir más lejos, hoy mismo he leído que se prevé que en EE.UU por ejemplo, de aquí a 2 décadas, ¡el 40% de los empleos sean autónomos!

Puesto que la seguridad laboral es cosa del pasado y la precariedad cosa del presente, yo opté, ya hace tiempo, por emprender.

Así que emprender es casi una necesidad, para muchos y cada vez para más gente.

Mis motivos para emprender

Mis motivos para emprender son bien distintos a la simple necesidad física. Yo soy una persona curiosa, es mi mayor virtud, desde pequeño sentía curiosidad por todo.

Si yo emprendo es porque amo la informática, internet y la tecnología y desde que monté mi primer negocio online la satisfacción y la libertad que ello conlleva.

A estas “alturas de mi vida” no se me pasa por la cabeza ser un asalariado más de una temporada. Porque tener una idea que te guste y llevarla a cabo es una satisfacción que no tiene nombre, además del hecho de trabajar cuando quieras, como quieras y donde quieras. Esas son ventajas de auto emplearse en la red.

Mi ilusión, es que un día pueda ganar dinero suficiente para vivir bien sin tener que trabajar más de 10 horas a la semana, pero soy realista y puede que eso no ocurra, al menos no en un futuro próximo.

Este blog no es mi proyecto para emprender

Este blog tratará sobre cómo montar una web y vivir de ella, mi intención es ir contando mi experiencias, las que ya he tenido y las que están por llegar, es decir, este blog es mi cuaderno de notas como emprendedor.

Si, este blog va a ser el típico blog de emprender como tantos hay ya, se que llego un poco tarde, pero a diferencia de los anteriores, este blog lo orientaré más a los aspecto técnicos que a animarte a emprender y a filosofar sobre si es posible o no, o el maldito coaching que estoy ya harto de escuchar tanto coaching por aquí y por allá.

Quiero que este blog sea útil de verdad, en el sentido de poder explicar como montar una red social, un e-commerce o lo que sea.

Yo, antes de empezar este blog ya se montar todo tipo de webs y de hecho, hacer un blog es la peor idea que se me ocurre para ganarme la vida, pero desde luego me gusta escribirlo.

Si quieres emprender hay que hacer algo nuevo, o algo que ya exista pero mejorarlo. Porque emprender al 100%, en el sentido de crear una web nueva es casi imposible. Yo considero que tengo buenas ideas y originales, pero independientemente de que sea así o no, la realidad es que cada vez que creo que se me ha ocurrido una idea nueva no es así, porque la busco en san Google y descubro que eso ya existe.

Os enumero alguna de las ideas reales que se me han ocurrido y ya existían:

-Una web de intercambio de favores. Ya existía.

-Una del amigo invisible con desconocidos. Ya existía.

-Una web de alquiler de cosas, si un directorio donde alquilar tus cosas, ya existe, aunque al menos esta vez casi soy el primero XD.

-Un marketplace de bienes intangibles.

Y podría seguir con decenas de ideas que me hubieran gustado que fueran inventadas por mí, pero no lo son.

Y entonces, ante mi frustración de desarrollar una idea totalmente nueva me pongo a investigar y la realidad es que Facebook no inventó las redes sociales ni Google los motores de búsqueda. La realidad es que las ideas originales son casi inexistentes, ya que somos 7.200.000.000 personas en este mundo.

Por esto mismo cuando se emprende hay que centrarse en mejorar algo que ya exista o en encontrar fallos en sectores. Amazon tampoco fue la primera tienda online, pero su creador fue muy metódico y así va.

En resumen, emprender es un deseo para muchos y casi una necesidad para otros, pero al final, lo único que importa es seguir tu camino.

 

 

Leave a Reply